Flipándolo fuerte con Dragon Ball

Cuidado con el uso excesivo de anabolizantes en el gimnasio, no vayas a pillarte un cuelgue muy chungo, como el que se ha agarrado el dios de la destrucción Bills.


Pero Bills no es el único que lo flipa bien fuerte en el universo Dragon Ball. Atentos a cómo se le quedaron los ojos a Son Goku tras descubrir que Bulma, al contrario que su querido abuelo, no tenía bolas en las que apoyar la cabeza para echarse una siestecita. Las setas que se metió anoche tampoco le ayudaron mucho.




0 comentarios: