Drácula, La Momia, el Hombre Lobo y otros payasos

Abbot  y Costello. "Buenas noches señor monstruo" y Regaliz. Hotel Transilvania. Muchos han sido los esfuerzos del hombre por desacreditar a los monstruos clásicos y arrebatarles su halo de malignidad. Pero ninguno de esos intentos iguala a las siguientes aberraciones jugueteras:

halloween_costreando

Drácula manazas: El conde se ha dado a la bebida y ha despreocupado su antaño imponente imagen, y ahora, más que a Vlad el empalador, recuerda al conde Draco de Barrio Sésamo o al mismísimo Don Drácula de Osamu Tezuka. A ello contribuye el que no pueda mirarse en los espejos, pero no porque no se refleje, sino porque directamente se rompen cuando trata de usarlos.

halloween_costreando

Hombre lobo blasfemo: Por si no fuera suficiente con la maldición que le convierte en lobo, este licántropo ha de cargar con otra condena que no hará mucha gracia a la Iglesia Católica, como son la aparición de estigmas en la palma de su manos.

halloween_costreando

Criatura púrpura de la Laguna Negra: Más que la criatura de la Laguna Negra, este chorongo de juguete deforme parece la criatura de la Fosa Séptica. Tras Drácula y el Hombre Lobo, otro monstruo clásico que cae en el ridículo y que, para terminar de desbaratar el mito, ha decidido salir del armario, tiñéndose de púrpura y pintándose los labios de rojo. La jamona de Julia Adams ya no tiene nada que temer.

halloween_costreando

La momia ensangrentada: Pero las aberraciones jugueteras no siempre surgen en China. La compañía neozelandesa Lincoln International, famosa por sus juguetes con licencia y también por los que carecían de ella, diseñó en los 70 este desconcertante muñeco de La Momia. Una figura que nos revela que el temible Imhotep debió ser embalsamado poco menos que con papel higiénico, a juzgar por lo poco absorbente de su vendaje.

0 comentarios: