"¡Este logo no es el mío!", parte 2

Continuamos nuestra nueva serie "¡Este logo no es el mío!" con nuevos e ilustrativos ejemplos de cómo adueñarse disimuladamente de un logo y sin que apenas se note, para incorporarlo con éxito a un producto, aunque el logotipo en cuestión no guarde la más mínima relación con lo que se está vendiendo. Lo que importa es que el consumidor sienta ese logotipo como algo familiar y cercano, y sobre este asunto, los chinos saben bastante, así que mejor no les discutamos nada.

Por mucho skin nuevo que le pongan a Ryo Hayabusa, no van a arreglar la cagada cometida con Ninja Gaiden 3


La saga de rol Shining Force se expande a nuevos géneros

"Copying around at the speed of sound..."

0 comentarios: