Nos vamos de botellón, parte 2

Estamos en crisis y no por ello vamos a dejar de beber. Es más, se trata de un motivo perfecto para darle a la botella. El problema es que, como ya se sabe, la bebida está muy cara y es de las pocas cosas que no bajan de precio. Pero no te preocupes, amigo indignado, de nuevo "Costreando!" sale a tu rescate con una serie de bebidas espirituosas alternativas y de total confianza, con las que no sólo te pillarás el pedo del siglo, sino que, de paso, asestarás un golpe mortal a las multinacionales. Lo mejor para consumir en las acampadas pro 15M.

El derrocamiento de Mubarak empezó con un botellón de esto en plena plaza del Cairo, que al final se salió de madre. 

Hijoput*: El Chuqui de Cieza aprueba este orujo


Éste no hace falta mezclarlo con Coca-Cola, revienta directamente en tu estómago; ¡atrévete a contarlo!


Jon Waler. Como su nombre indica, deja marca. En concreto, vas a pillar una mierda que no olvidarás en tu vida y hasta narrarás con orgullo a tus nietos.  


Worker Worker, Black Labial: ideal para tus noches de desenfreno, tiñe tus labios de negro y tapa el herpes que te ha pegado esa cerda


Johny Waiter. Tras años caminando sin parar, el bueno de Johny ha dejado de hacer el vago y por fin ha encontrado curro de camarero.


Si os habéis quedado con ganas de más bebida, os recomendamos otros néctares reseñados en esta pasada entrada: http://www.costreando.com/2010/10/nos-vamos-de-botellon-parte-1.html

0 comentarios: