Competencia familiar

Qué difícil es lidiar con la competencia en el duro mundo de los negocios. Y no digamos si tu propio hermano forma parte de esa competencia. ¿Y si encima pone su local justo al lado del tuyo? Ahí la cosa ya se pone dramática. Pues eso es justo lo que les ha ocurrido en Manchester a dos conocidos fontaneros:

0 comentarios: