Problemas de identidad

Ser un superhéroe es mucho más complicado de lo que parece. Mantener el juego de la doble identidad puede ser fácil al principio, pero con el tiempo se torna en algo muy complicado.  Que se lo digan a Batman, Superman, Spiderman y a sus respectivos alter egos. Llega un momento en que uno puede volverse loco y ya no sabe ni quién es. He aquí unos ejemplos:





El cuadro clínico de Superman ya resulta un poco peligroso, alternando hasta 3 personalidades distintas (a las que habría que sumar las identidades secretas). Pero hay casos todavía más graves, como el siguiente, en el que, además de confundir la identidad, uno ya no sabe ni de dónde viene:

¿¿¿MADE IN CHIAN???

1 comentario:

  1. SUPERMAN CON ARMAS... AAAAAAAAAAAAAARGH!!!!!!

    ResponderEliminar